was successfully added to your cart.
historiasUncategorized

Si la Luna es de queso ¿qué come el conejo?

A mi pequeña Laïyna siempre

enamorada de la Luna, antes de dormir.

 

 

 

Hace mucho, mucho tiempo había un conejo que estaba perdidamente enamorado de la Luna, quería llegar hasta ella….

 

Había construido una escalera tan alta, que podías ver el mundo entero, pero no lo suficiente para alcanzar a la Luna.

conejo y escalera copie

Había hecho un pastel tan grande que podía alimentar a todos los conejos del planeta, pero tampoco conseguía llegar hasta ella.

conejo y pastel

Había inflado un globo para volar muy alto y poder alcanzarla…

 

Todo en vano, uno tras otro de sus proyectos fallidos……

 

pero el conejo no desesperaba, seguía suspirando por su amor….es más, cada vez que se le veía pasar dejaba una estela de corazoncitos bien perfumados a su paso…

conejo y corazones

Un día conoció a un ratoncito, que al igual que él quería llegar hasta la Luna, pero no por su amor sino por el queso que había en ella, nada más de pensarlo se le hacía agua la boca, el problema que tenía, es que no le gustaban las alturas….

 

Había tratado de hacer caer un cachito de queso, aventando piedras, cohetes, etc……pero nada….un día oyó hablar del conejo enamorado y decidió ir a buscarlo para pedir su ayuda….

ratón

Señor conejo le dijo, ¿todavía quiere ir a la Luna?

 

El conejo sorprendido por tan diminuto ser, le dijo que sí al instante

 

El ratón le explicó su problema, le dijo que podía ayudarlo a llegar hasta ella, con la sola condición que de vez en cuando le mandara unos cachitos de queso.

 

El conejo se quedó pensando por algunos instantes, si la Luna era de queso ¿qué comería? En realidad pensaba llevarse unas zanahorias y plantarlas, pero nunca había escuchado de que las zanahorias se dieran en el queso…..se quedó contemplando a su amada por algunos minutos más y le dijo al ratón:

conejo y ratón

Escucha, me encantaría ayudarte, pero si me quedo arriba ¿qué voy a comer?

 

El ratoncito prometió mandarle una vez al mes un paquete de zanahorias, suficientes para que nunca pasara hambre.

 

El conejo entusiasmado se echó a andar y juntos construyeron un cohete, uno perfecto para dejarlo en la Luna y que a su vez pudiera regresarlo con un cargamento de varios tipos de queso, había para todos los gustos, desde muy fuertes hasta muy delicados, desde los más olorosos hasta los más sencillos, desde un amarillo pálido hasta verdes…..uffff de todos los olores había allá arriba.

conejo y ratón y cohete

El conejo ahora con su adorada Luna vive de lo más feliz, come zanahorias y manda queso al ratoncito, y hay veces que cuando tiene frío y quiere dormir, se tiende en una cobija y por eso solo se ve un pedacito de la Luna desde la Tierra, pues el conejito tiene sueño y se acurruca como cuna.

 

 

Share This:

Impactos: 435

Misión: Mamá Ninja

About Misión: Mamá Ninja

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of