was successfully added to your cart.
dia a dia

De la ciudad al campo

Yo vengo de México, una de las ciudades más grandes del mundo, después me instalé en Bruselas y al quedar embarazada decidimos construir en el campo ¿por qué? Primero que nada, para darle a mi hija (en ese momento) un lugar donde vivir tranquila, con verde a su alrededor, jardín para correr, etc.

Si es cierto que en Bruselas puedes encontrar todo eso, y hasta me ahorraría hora y media de tren para ir al trabajo ¿Conciliación? Por supuesto que no, no hay manera, a menos de que dejara mi trabajo, pero unas cosas por otras. Bruselas es un lugar vivo, hay de todo y en ocasiones vamos con los niños para un museo o la apertura del castillo de los reyes y sus exquisitas flores que te llevan, o al menos a mí, a mis tierras, pues, aunque son poco comunes aquí, en México las ves en primavera como cualquier otra planta.

Yo no soy mamá de parque, definitivamente no es lo mío, por el contrario, vamos con los niños al bosque y eso sí que es una aventura para ellos, es un bosque que cambia todo el tiempo y cuando se acerca la Pascua, hay narcisos salvajes por todas partes, como si fuera un tapete que se esparce de color amarillo, otras veces hay unas diminutas flores azules y unos caracoles gigantes, un río lo atraviesa…en fin es otra cosa y pueden olvidarse del cochecito, que más que una ayuda es un estorbo.

En cuanto a escuelas, por supuesto son limitadas a comparación de Bruselas, pero tuvimos la suerte de encontrar una bilingüe y con eso me basta, los niños son felices y por si fuera poco no atormentan a las madres con “trabajos” de último momento, hasta para el festival de fin de año, pagas una cuota y ellos mismos se encargan, ¿es maravilloso no? Pero veremos más tarde si se quedan ahí o van a otra, aun son pequeños.

En nuestro jardín puedes encontrar liebres, faisanes, erizos, búhos, zorros y hasta he visto a lo lejos un siervo.

Pero lo interesante y aquí vamos con el tema es que un halcón que ha hecho su nido en el techo de la casa, es impresionante, dicen que cuando hay un halcón, se vuelve su territorio y esto es para toda la vida; de hecho, en Bruselas en la Catedral de Santa Gudula

(en el centro de la ciudad) hay una pareja, y son monitoreados las 24 horas del día, todo el año. Ellos llegaron y para asombro de las personas fue que se comían las palomas y ratones así que hacían parte de la “limpieza” de la ciudad por así decirlo, cuando tienen crías (una vez al año), es todo un suceso, ya que los ves en tiempo real y lo interesante de los halcones es que son territoriales, así que una vez que sus críos son autosuficientes, ellos tienen que encontrar un lugar fuera del territorio de los padres para hacer su nido de por vida. Seguramente esta primavera se oirá de nuevo la historia pues hasta lo pasan en las noticias, pero no hay solamente en el centro, sino por todas partes en Bruselas y por supuesto en mi casa (aunque no sé si sea de la misma especie es precioso verlo volar), cosa que me tiene muy emocionada.


Mis hijos, por el contrario, si queremos ir “al parque” vamos a un sendero donde está en medio de la naturaleza y es solo peatonal, sino a Pairi Daiza, que como ya les he dicho en ocasiones, es uno de mis lugares favoritos para pasar el tiempo.

En casa tenemos dos gatos y un gallo, da risa, pero es así y los niños están tan acostumbrados a los animales que no les da miedo, cuidan de ellos, por lo menos la mayor ya que mi hijo es fan, súper fan de los caracoles de con “casita” y de vez en cuando me encuentro uno en sus bolsillos y otro tanto en la lavadora.

En la escuela hacen muchas excursiones durante el año, desde que son pequeñitos, a granjas, idas a diferentes bosques de la región, iniciación a la música, experimentan en clase, por lo menos desde pre-maternal hasta tercero de maternal es una especie de Montessori, ya después empiezan con inmersión al inglés y cambia el ritmo de sus clases a algo más “tradicional”, y bueno, algunos lo saben qué Ígneo (el gallo), que más que gallo parece perro guardián, viene de la clase de la mayor, fueron a una granja y trajeron unos huevos, de esta manera vieron el proceso de cómo nace un pollito, nosotros nos llevamos uno y terminó siendo gallo. Por el momento es perfecto, hasta en vacaciones ofrecen talleres para los niños cuyos padres trabajan.

 

En cuanto a mí, fue un cambio drástico; moverse por Bruselas es muy fácil, hay mucho que ver y visitar, están mis amigos, en cambio aquí necesitas coche para lo que sea, y sin Amazon no sé qué hubiera hecho, la mayoría de mis compras son por internet y eso es maravilloso pues te ahorrar el trayecto y el tumulto de las personas.

 

Bélgica, es un país rico en historia, creo que se ha sobrevalorado la parte de Walonia (Parte francófona), pues hay tanto que ver y visitar, pero solamente viviendo aquí, o estudiando puedes conocer lugares con un trasfondo inmenso de historia, sino solo verán Brujas, Bruselas de pasada y tal vez Amberes, y algunos ni sabrán que es Bélgica, de verdad, parece mentira, pero no. Lo bueno de aquí es que Bélgica es tan pequeño que puedes visitar varios lugares en un fin de semana, quedarte en algún rincón perdido del país y descubrir un restaurante gastronómico, alquilar un cuarto de hotel en un castillo, ir y venir a Bruselas en una hora (en coche), hacer maratones, en medio de las montañas y sobe todo viajar fácilmente, pues está practicante en el centro de Europa.

Por eso Bélgica, por eso el campo, jamás lo hubiera imaginado ¿yo en el campo?, pero cuando hay niños de por medio ves las cosas de otra manera y te adaptas poco a poco a un estilo de vida a algo más tranquilo y mejor desde mi punto de vista.

¿ustedes prefieren ciudad o campo? ¿les gusta salir al campo? ¿Si pudieran que escogerían? Aquí es fácil moverse, ¿si estuvieran en Bélgica, preferirían la ciudad e ir de vez en cuando a las afueras?

 

Gracias por todos sus comentarios y seguir este blog, que en parte es de ustedes.

Share This:

Impactos: 1501

Misión: Mamá Ninja

About Misión: Mamá Ninja

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of